Viveros California, más de 30 años cultivando y sirviendo plantas de fresa

A finales de la década de los sesenta, D. Antonio Medina Lama puso en marcha un ambicioso proyecto pionero en el desarrollo del sector agrícola español. Comienza así la andadura del grupo medina, que desde sus inicios fue impregnándose del entusiasmo y la pasión de su fundador por la producción de calidad, y el desarrollo de nuevas tecnologías, que aportarán valor y generarán riqueza en el entorno agrario.

Fruto de esta pasión por la innovación y el servicio de calidad, nace en 1980, Viveros California, con el fin de proveer de plantas de fresa a los productores europeos y de la cuenca mediterránea. A día de hoy, Viveros California es uno de los viveros de planta de fresa más destacados de Europa. Cuenta con unas 500 has en diferentes estados de rotación trianual, donde se incluyen de forma periódica Fresa-hortícola-cereal y posteriormente fresa o frambuesa de nuevo.

“Nuestro compromiso con la calidad total, y el desarrollo de nuevas alternativas para la producción de fresas en diferentes zonas y periodos de tiempo, nos lleva a tener diversas áreas geo-climáticas de producción de material vegetal en Europa y Latinoamérica,” comenta Francisco Román, del departamento de Marketing comercial de Viveros California.

“Mantenemos una amplia red de colaboraciones con múltiples centros y programas de investigación públicos y privados, con el fin de poder ofrecer a nuestros clientes la más amplia gama de variedades y productos que aporten valor a sus producciones.”

Esta diversidad, junto con el desarrollo de nuevas tipologías de plantas, que generen nuevas oportunidades de producción, hacen que Viveros California disponga de múltiples opciones de producción desde las clásicas plantas Frigo conservadas, hasta las Tray Plants, pasando por plantas frescas a raíz desnuda, plantas con hojas y misted tips.

“Nuestra actividad se desarrolla a cielo abierto en su mayor parte, ya que es una producción semi-intensiva, aunque es cierto que en la última década va cobrando cada vez mayor importancia la producción de plantas en alveolos (diferentes formatos y variedades) con el fin de desarrollar una producción programada y extra-precoz del cultivo,” indica.

Viveros California sirve sus plantas a más de 30 países de Europa, África y Asia; desde UK y Holanda, a Turquía, pasando por todos los países de la cuenca mediterránea.

“Esta diversidad de mercados, nos obliga a tener una gran oferta varietal y de diferentes tipologías de plantas, para poder adaptarnos a las necesidades de cada zona y productor, y ofrecerle la mejor solución productiva en cada momento.”

Viveros California cuenta con una oferta de más de 30 variedades comerciales al año. Poseen variedades de día corto como Camarosa, Festival, Sabrina, Benicia, Fortuna, Candonga, Viva Ptricia, Amiga, Ventana y Primoris, entre otras, y también variedades de día neutro como Albión, Portolas, San Andreas, Aromas y Selva, entre otras.

“La fresa, es uno de los cultivos más extendidos del mundo, y hoy por hoy, se puede cultivar fresas en casi cualquier lugar del planeta. La gran diferencia con otros cultivos intensivos, es que la fresa es muy “plástica” en su adaptación a los diferentes agro-sistemas, de tal forma que la misma variedad y tipología de plantas ofrece respuestas muy diferentes cuando las exponemos a diferentes sistemas de trabajo y condiciones ambientales,” explica Francisco Román. “Esta visión amplia del mundo de la producción de fresas, nos permite conocer muy bien el cultivo, y todas sus variables, y ese conocimiento lo aplicamos en el desarrollo de nuevas alternativas de producción.”

Tendencias varietales

De acuerdo con Francisco Román, actualmente no existe una única tendencia en la demanda de variedades. La única tendencia clara es precisamente hacia la multivariedad como forma de adaptación y resistencia. Los mercados son cada vez más complejos, y diferentes entre sí, con múltiples necesidades, lo que hace que el agricultor necesite contar con varias herramientas y modelos productivos diferentes para poder ofrecer a cada mercado lo que este necesita en cada momento: precocidad, calidad, precio, etc.

“Está claro que un sistema mono-varietal no tiene la elasticidad suficiente que requieren los mercados actuales. Actualmente, y debido sobre todo a la complejidad del sistema multivarietal, y de los mercados consumidores, y los múltiples programas de mejora que ofrecen sus variedades, la oferta de plantas de fresa está mucho más acotada y controlada. Este sistema certifica que el agricultor reciba un material vegetal con mejores y mayores garantías fitosanitarias, y perfectamente adaptado a sus necesidades, que será la base, del éxito de su trabajo.”

Fecha de publicación: 22/04/2013
Editor: Joel Pitarch Diago
Derechos de reproducción: www.freshplaza.es